¿Cómo se forma un perro guía?

En la web de la ONCE ofrecen algo de información al respecto: “La instrucción es el proceso que va desde que el perro entra en la escuela, de vuelta de su familia educadora hasta que, finalmente, es adjudicado a una persona con ceguera. Este periodo dura entre seis y diez meses. Una vez que el perro ha sido introducido al arnés y se encuentra adaptado a éste y a la persona responsable, se inicia todo el proceso. Tendrá que aprender a cruzar las calles en línea recta, evitar obstáculos, marcar puertas, escaleras o bordillos, añadiendo dificultad a su trabajo según progresa en los logros conseguidos. Siempre reforzando la labor bien hecha con premios que pueden consistir desde una caricia en el cuello, una palabra de halago e incluso una bolita de pienso.  En total, son hasta dos años desde que el can nace hasta que es entregado a una persona invidente que lo haya solicitado.

Jackson nace, va jugando y descubriendo el mundo, va socializándose y enfrentándose con diversos retos. También va a vivir con la familia que cuida de él mientras sigue creciendo hasta que, finalmente, tras pasar su entrenamiento, está listo para conocer a la que será su humana, a la persona cuya vida cambiará gracias a que él podrá acompañarla y guiarla; él será sus ojos y su compañero de vida.

Se trata de un proyecto de IBM sobre el que podéis descubrir todos los detalles aquí.

PD: En España, los perros de la ONCE tienen una vida laboral de un máximo de 12 años. Y cuando se jubilan pueden o quedarse a vivir con su humano, (como en el caso de Enhamed) o ser adoptados por otra familia o regresar a la fundación de la ONCE, donde también estarán bien cuidados.

 

 

Comparte el artículo en Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
Posted on Posted in Uncategorized