Xolo, perro de la “Upper class”

Ojos de cerdo, orejas de murciélago y cola de rata, así describen al Xoloitzcuintle (pronunciado “sholoscuincle”) los mexicanos en una definición que no parece la más cariñosa para una raza canina que es, desde épocas prehispánicas, un símbolo nacional. El Xolo, como se le designa afectuosamente, es una extrañísima variante de can de entre 25 y 60 cm de largo y cuyo peso oscila entre los 7 y 18 kg, que se caracteriza por su ausencia de pelo. Una peculiaridad que hace de estos animales unos de los más valorados del mundo, ya que su cuerpo conserva una sensación de temperatura corporal superior a la media y los convierte en una especie de bolsa de agua caliente, lo que puede aliviar a quienes padecen algún tipo de enfermedad reumática.

La devoción por el Xoloitzcuintle, que puede alcanzar los 8.000 € si se adquiere en un criadero especializado, se remonta a la época previa a la colonización española. Muchos arqueólogos han encontrado restos óseos de estos animales junto a los féretros de antiguos aztecas, un hecho que se vincula a la creencia de que ayudaban a los difuntos a alcanzar el Mictlán (nombre con el que se conocía el paraíso en la concepción de los habitantes nativos de México). Además, cuenta la leyenda que aquellos pobladores utilizaban también a los Xolos para alimentarse.

La fascinación sagrada por el Xoloitzcuintle, que en 2008 fue declarado por la revista Reader’s Digest el perro más feo del mundo, ha quedado reflejada en la cultura azteca a través de las pinturas y murales. En la actualidad, existe incluso un club de fútbol con su nombre, el Tijuana Xoloitzcuintles de Caliente.

Europa es donde se produce una mayor fascinación por el Xoloitzcuintle, “especialmente en Rusia”. El criador lo achaca a su exotismo. “Debido a su duro clima, el Xolo es muy difícil de criar allí, ya que el frío propio de aquel país, en contacto directo con la piel, podría hacer sufrir al animal”, asegura este mexicano de 55 años.

DESCONOCIDOS. De los primeros personajes del ámbito cultural mexicano que tuvieron xoloitzcuintles, destacan, sin duda alguna, Diego Rivera y Frida Kahlo. Existe una gran variedad de fotografías donde la pintora y el muralista aparecen acompañados de uno o dos de estos canes. Los autores son varios, sin embargo, la que sobresale, por el número de las mismas, es Lola Álvarez Bravo. Las fotos que con su talentosa lente tomó a Frida Kahlo se han convertido en verdaderos iconos.

Una de las pinturas de Frida Kahlo. La artista mexicana solía retratar en algunas de sus obras a los Xoloitzcuintle.

frida khalo

EN PELIGRO. Según la American Kennel Club (AKC), asociación canina estadounidense que emite sus propias reglas de crianza de perros, la población mundial de Xoloitzcuintles es de 30.000 ejemplares sobre un total aproximado de 900 millones. La cifra supone el 0,003% de la población mundial. Esta minoría se encuentra repartida entre clubes de raza de México, Francia, Armenia, Suecia, Finlandia, Eslovaquia, Ucrania y Perú y particulares de todo el mundo.

En nuestro país es difícil localizar uno de estos ejemplares. La Real Sociedad Canina Española sólo tiene en sus registros dos propietarios, entre los que se encuentra una señora rusa afincada en Marbella y Virginia Gayo, experta en razas premium y dueña de la boutique CositaBonita.es, asegura que es muy raro encontrar uno de ellos en nuestras calles. “Por mi trabajo, conozco prácticamente todo tipo de razas exóticas, pero sólo tengo un cliente en Madrid que posea un Xoloitzcuintle”, dice.

Gayo lo define como una especie “escasa, valorada y muy apreciada dentro del mundillo canino”. Lo que parece claro, es que hoy en día nadie sería capaz de reproducir las prácticas de aquellos antiguos aztecas y llevarse a la boca un animal cuyo precio alcanza varios miles de euros.

Cortesía de Nacho Civera para Fuera de Serie.

xolos

Comparte el artículo en Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
Posted on Posted in Uncategorized
  • Dueño de Xolos

    Hola, interesante articulo aunque la descripción que dice que en general la gente de México los llama: orejas de murciélago y ojos de cerdo etc.. se me hace un poco extraña. Los mexicanos tendemos a bromear mucho, así que considero que la persona que entrevistaste en confianza si te lo pudo decir, incluso yo le he puesto apodos graciosos a mis perros, pero te aseguro que para nosotros es una raza muy valorada y querida. Te dejo un nuevo punto de vista de un mexicano y dueño de varios xolos: El xoloitzcuintle es una raza primitiva de mucho carácter, muy inteligente, con un porte excepcional y leal con sus dueños, tal vez por eso para los antiguos era considerado la reencarnación de un dios, a veces así se comportan. Es importante darle mucha atención y socializarlo desde cachorro, ya que son muy desconfiados con desconocidos y esa cualidad lo hace un excelente guardián, hay con pelaje completo y sin pelo. Una vez que se tiene un xolo se convierten en parte primordial de la familia, son los perros mas mágicos del mundo. Un saludo.